Mini ha anunciado la “Expansión del ciclo” de sus modelos actuales, alargando las nuevas versiones más de los seis años debido al Brexit.

  • El Brexit, firmado finalmente la semana pasada, ha afectado la economía mundial de manera importante.
  • MINI, con pérdidas en el 2019, genera un plan de recuperamiento que implica el alargue de los ciclos de vida de sus modelos.
  • Otras marcas, con fábricas ubicadas en el Reino Unido, se enfrentan también a decisiones difíciles que respondan al cambio económico.

 

Brexit: Cómo afecta?

 

La semana pasada, después de casi cuatro años, Gran Bretaña firmó su salida de la Unión Europea. Mucho se ha hablado de cómo ésta salida puede afectar la economía mundial, y esto incluye el mundo automotriz.

Recientemente MINI, propiedad de BMW desde 1994, anunció la extensión del ciclo de sus modelos más allá de los seis años. En una entrevista con Reuters, Maximilian Schoeberl, el portavoz de MINI, aseguró que fue una medida tomada “Debido a los costos y al Brexit”.

Con la creciente presión por crear la siguiente generación de carros eléctricos, bajos en emisiones e híbridos, que respondan a las necesidades de las ciudades y del mundo, se requieren avances tecnológicos que lo permitan. Sin embargo, con las relaciones entre inglaterra y la Unión Europea en el Aire, la certeza de una economía estable se difumina, tal como los planes para crear nuevos modelos.

MINI A la baja

 

La caída en las ventas de MINI en el 2019, una pronunciada pérdida de 4,1% a nivel mundial, acentuó también esta decisión. Mediante esta extensión, BMW busca conseguir 12 mil millones de euros mediante el ahorro en costo y la eficiencia de las ganancias para finales de 2022.

Con el costo de una nueva plataforma por encima de los mil millones de euros, y su uso redondeado en unos seis años, más de una compañía busca usar elementos comunes en sus plataformas automotrices. Así al cortar el desarrollo vehicular y aumentar el ciclo de sus modelos, BMW planea lograr su meta.

 


Siga Leyendo: Luca de Meo Estaría listo para entrar a Renault.


 

Por otro lado, BMW y MINI no son los únicos en enfrentar esta situación. Otras empresas con fábricas en Reino Unido, como Nissan Toyota y Honda, tienen también que afrontar problemas en la cadena de suministros.