Era de esperarse, la Mazda CX3 se despide del mercado colombiano, su hermana mayor la CX-30 ha llegado con una propuesta de diseño, espacio y equipamiento que hacen que esta mini SUV quede por fuera del interés de los compradores. En realidad, el comportamiento en ventas de esta mini SUV no fue el esperado desde su llegada en comparación con otros modelos como el Mazda 2, Mazda 3 o CX5.

¿Qué pasó con la Mazda CX3?

Recordemos que la Mazda CX-3 es una SUV compacta basada en el Mazda 2, pero ésta ofrece una posición de asiento más alta. En 2018 Recibió un ligero facelift, marcado por una nueva rejilla y pilares de puertas oscurecidas. Que buscaban que este vehículo fuera más llamativo para el mercado y pudiera mejorar sus ventas.

Sin embargo, la realidad para este vehículo es un poco complicada. Su producción se lleva acabo en las fábricas de Hiroshima y Fosu en Japon. Es decir, que para poder importar éste vehículo es necesario pagar un arancel del 35% del valor de vehículo. No solo esto sino el equipamiento en general y el espacio interior hacía que en un pasado, vehículos como el mazda 3 fueran mucho más llamativos y que hoy la CX-30 sea la preferida. Para aquellos que se preguntan por qué la CX-30 llegó a un precio tan similar al de la Mazda CX3, es porque ésta llega directamente desde México entonces no se le carga ningún impuesto arancelario.


Te invitamos a leer: Toyota presentó la Corolla Cross, una SUV que llegará a latinoamérica


Teniendo en cuenta todas estas razones, el comportamiento general del vehículo en ventas y la depreciación del peso colombiano en estos últimos meses. El subsidiario directo de la casa matriz decidió agotar el inventario que está actualmente disponible y no volver a comercializar este vehículo en el territorio nacional.